La web ¿punto qué?

El debate sobre la web X refleja la evolución de las páginas web tradicionales hacia las aplicaciones web enfocadas a los usuarios.

La web 1.0 es la forma más básica que existe, con navegadores sólo de texto bastante rápidos

– La web 1.0 es de sólo lectura: El usuario no puede interactuar con el contenido de la página (nada de comentarios, respuestas, citas, etc), estando totalmente limitado a lo que el webmaster sube a ésta.

La web 2.0 está comúnmente asociado con un fenómeno social, basado en la interacción que se logra a partir de diferentes aplicaciones en la web, que facilitan el compartir información, la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario y la colaboración en la world wide web.

¿Ejemplos de la Web 2.0?  las comunidades web, los servicios web, las aplicaciones web, las redes sociales, los servicios de alojamiento de videos, las wikis, blogs, mashups y folcsonomías.

¿por qué es social? Un sitio web 2.0 permite a sus usuarios interactuar con otros usuarios o cambiar contenido del sitio web, en contraste a sitios web no-interactivos donde los usuarios se limitan a la visualización pasiva de información que se les proporciona. De ahí su aspecto social, busca una respuesta activa en el usuario en lugar de tecnologías y aplicaciones. Esto se hace a través de foros, blogs, wikis y grupos en redes sociales ya mencionados.

La web 3.0 son aplicaciones web conectándose entre sí, a fin de enriquecer la experiencia de las personas, haciendo uso de formatos especializados que amplían la información y sugiere otra. Por ello, proporciona cierta autonomía respecto del navegador.

También se ha relacionado la  web 3.0 con la inteligencia artifical y la web semántica.

  • En cuanto a la inteligencia artificial se trata de utilizar nuevas tecnologías y aprovechar la información que nos da la red para, por ejemplo, hacer predicciones de canciones que serán un éxito (tal como han hecho IBM y Google).
  • Respecto a la web semántica o web de datos (web con más significado), la idea viene de los padres de la web y consiste en añadir información semántica a los contenidos de Internet. Así cualquier usuario podrá encontrar respuestas a sus preguntas de forma más rápida y sencilla gracias a una información mejor definida. Para entender cómo funciona supongamos que estamos buscando los menús de un determinado tipo de restaurante en una parte concreta de la ciudad. Mientras una búsqueda convencional nos devolvería un listado de páginas que contienen la palabra “menú”, la misma operación con la web semántica sólo nos ofrecería los sitios exactos dónde consultar detalladamente los menús de los restaurantes que nos interesan.

Por último, respecto a la web 4.0, el objetivo primordial será unir las inteligencias donde tanto las personas como las cosas se comuniquen entre sí para generar la toma de decisiones. Para el 2020 se espera que haya agentes en la web que conozcan, aprendan y razonen como lo hacemos las personas.

En resumen:

– web 1.0: Personas conectándose a la Web

– web 2.0: Personas conectándose a personas

– web 3.0: Aplicaciones web conectándose a aplicaciones web.

– web 4.0: futuro incierto a definir por máquinas inteligientes que piensan e interactúan como personas